sábado, enero 18, 2020
Banner Top

Cuando una marca logra incorporarse a la cultura de una sociedad, es buen indicio del éxito de sus campañas publicitarias. Y eso fue justamente lo que ocurrió en Japón, donde se hizo tradición comer pollo frito de KFC en Navidad. Pero, ¿cómo fue que Kentucky Fried Chicken pudo conseguir algo tan importante? ¿Qué fue lo que hizo tan bien esta cadena de comida rápida estadounidense para lograrlo? En este artículo, lo analizaremos y trataremos de entenderlo.

La tradición actual: comer pollo frito de KFC en Navidad

En la mayoría de los países occidentales, las familias se reúnen en Navidad para cenar juntos en casa. En Japón, las personas hacen reservaciones y largas filas para tratar de encontrar mesa en algún restaurante KFC. Es una tradición bastante arraigada hoy en día, especialmente en grandes ciudades como Tokyo y Osaka. 

La costumbre de reunirse en familia en casa es algo que los japoneses suelen dejar más para la fiesta de Fin de Año. Por eso, prefieren salir y cenar afuera en Navidad. Incluso, es un día que muchas parejas ven más como una oportunidad para compartir una cita romántica, al estilo de San Valentín. ¿La razón? Japón no es un país cristiano, solo un poco más del 1% de su población lo es. Por lo tanto, esta celebración es algo relativamente nueva para ellos y eso permitió que se estableciera el hábito moderno de comer KFC en Navidad.

¿Cómo surgió esta tradición tan inusual?

El 25 de diciembre ya era festivo en Japón, pero por una razón muy distinta: la ascensión al poder del emperador Hirohito en 1926. Así que, era un día que los trabajadores tenían libre y dedicaban a conmemorar ese momento, descansar y compartir con sus seres queridos. Pero, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el contexto social cambió. El acelerado crecimiento económico del país, la influencia estadounidense y la globalización llevaron muchos productos extranjeros, como KFC, a Japón. 

En ese contexto, en los 70’s fue cuando nació la tradición de comer KFC en Navidad. ¡Y todo a partir de una simple casualidad! El gerente del primer restaurante local de la franquicia escuchó a unos extranjeros extrañar el pavo en la cena navideña. Así que, pensando en el pollo como sustituto natural del pavo, lanzó una campaña publicitaria que fue todo un éxito. La idea fue bien recibida, porque fue un momento de cambios en el que la población japonesa estaba adoptando costumbres foráneas, como el Árbol de Navidad y Santa Claus. 

¿Qué hizo bien KFC?

Para entrar a la cultura japonesa de una forma tan contundente, se sumaron dos aspectos clave: un buen plan de acción y mucha suerte. La idea de reemplazar el pavo por el pollo y el momento de evolución social fueron la combinación ideal:

  • Aprovechar el momento: durante una época de cambios, KFC vio una oportunidad y se lanzó con todo para aprovecharla. En aquel entonces, el creador de esa primera campaña, Takeshi Okawara, fue invitado a un programa de televisión en Navidad donde le preguntaron si las personas en Occidente estaban comiendo pollo en ese momento y él, sabiendo que realmente tenían pavo sobre la mesa, contestó que sí.
  • Incorporar otros elementos: la campaña no solo se limitó a promocionar como elemento central de la cena el pollo de KFC en Navidad. Además de eso, aprovechó el parecido con Santa Claus del Coronel Sanders, fundador e imagen del logo de KFC. Su cabello canoso y contextura física permitieron vestir su figura con el traje de Santa Claus, tanto en imágenes, como en esculturas decorativas en los restaurantes. Esa simple asociación reforzó su imagen en una cultura que respeta bastante a sus ancianos.
  • Consistencia a lo largo del tiempo: KFC no se quedó solo con esa primera campaña, sino que mantuvo el esfuerzo promocional año tras año. Incorporó nuevos platos, combos y promociones navideñas, siempre con algún elemento innovador, lo que le permitió llegar cada vez a más personas en todo el país.

 

Anuncio japonés de KFC en navidad:

Fuente: Tom Barker (Youtube)

Actualmente, solo sus ventas navideñas representan aproximadamente un tercio del total de sus ingresos anuales en Japón. Hay personas que hacen sus pedidos con semanas de anticipación y, quienes no, están dispuestas a esperar durante horas para ser atendidas. Muchos japoneses no pueden concebir estas fechas sin su, ya tradicional, cena de pollo frito de KFC en Navidad. Sin duda, todo un caso de éxito publicitario y comercial.

Si quieres saber más sobre por qué la Navidad es ideal para la publicidad, te invitamos a leer algunos de estos artículos:

Para más contenido sobre mercadeo, negocios y actualidad, explora nuestra revista 786magazine.com o síguenos en redes sociales:

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

Tags: , , , , , ,

Síguenos

Facebook