sábado, octubre 19, 2019
Banner Top

Iniciar desde cero no es fácil en ningún ámbito y los negocios no son la excepción. Comenzar un nuevo emprendimiento es un reto enorme que puede ser muy intimidante para cualquiera, y es todavía más difícil si no se dispone de todo lo necesario para hacerlo. Pero algunas historias demuestran que no es imposible y que hay que animarse a intentarlo. Vamos a repasar cinco de ellas y a comprobar por qué son inspiradoras.

¿Qué es el emprendimiento?

 

Según el diccionario en línea de la Real Academia Española, emprender es simplemente comenzar una obra o un negocio que encierra dificultad. Sin embargo, sabemos que en la práctica es mucho más que eso. La lista de tareas, recursos y responsabilidades legales que deben atenderse puede terminar siendo abrumadora para cualquiera.

La mayoría de las iniciativas de negocios demandan ciertas cualidades para lograr que sean exitosas. Entre ellas, saber cómo diseñar buenas estrategias, tener un trato correcto con las personas, no temer tomar riesgos y saber aprovechar las oportunidades que se presenten. Y para lograrlo hay que tener objetivos claros, prepararse adecuadamente y mantenerse enfocado y motivado. 

A veces, ocurre que se tiene una buena idea, pero no suficientes recursos, y en ocasiones sucede lo contrario. Aunque ocurran estas cosas, no impiden salir adelante con un nuevo producto o servicio. Así que, ¿cuáles son realmente las claves para tener éxito en un emprendimiento? Vamos a tratar de averiguarlas a través de las siguientes historias.

 

5 historias de emprendimiento que te dejarán sin excusas para luchar por tus sueños

 

1. Yaiza Canosa – Darle un nuevo uso a una idea que ya existe

Yaiza Canosa

Fuente: The Objective

 

En ocasiones, no se necesita una idea totalmente nueva para iniciar un emprendimiento. A veces, basta con hallar un nuevo uso para alguna propuesta que ya existe. Ese fue el caso de la española Yaiza Canosa quien fundó en 2015 la empresa GOI. Su servicio consiste en conectar a transportistas independientes con personas que necesiten trasladar cargas de gran volumen. Es como una especie de Uber para mudanzas y traslado de mercancías pesadas. 

Comenzó como una pequeña iniciativa y hoy está presente en toda España. Un éxito basado solamente en la reinvención de un servicio que ya existía.

 

2. Andrés Moreno – No estancarse por falta de capital

Andrés Moreno

Fuente: El Nuevo Herald

 

Uno de los escenarios más comunes es el de quienes tienen una buena idea, pero carecen de recursos para ejecutarla. Y para no quedarse estancado, se hace necesario buscar financiamiento externo o endeudarse para poder emprender. Ese fue el caso de Andrés Moreno, quien fundó una empresa de aprendizaje en línea llamada Open English. 

En sus comienzos, dormía en el sofá de un amigo y cada vez se le hacía más difícil pagarles a sus empleados. Así que, con lo poco que tenía, tomó el riesgo de viajar a Silicon Valley, hogar de Google, Facebook, Apple y otras empresas tecnológicas, a buscar inversores. Hoy, su empresa opera en más de 20 países y se ha expandido con otras marcas como Open Labs, NextU y Open English Junior. Según Moreno, la clave fue tener pasión y perseverancia para no rendirse ante las adversidades.

 

3. Marta Esteve – Contagiar a otros con tu idea e incluirlos

Marta Esteve

Fuente: Germinal

 

Muchas ideas suelen ser realmente innovadoras, por lo que las personas las cuidan para evitar que terceros las aprovechen. Sin embargo, en ocasiones, incluir a otros puede ser la clave para hacerlas funcionar. Sólo hay que saber proteger esa idea. Marta Esteve lo entendió al fundar Soysuper, un sitio web español para compras en línea. Su idea era que las personas ordenaran su lista de mercado y que los alimentos llegaran directo a su casa. Pero para eso necesitaba asociarse con cadenas de supermercados y tiendas en línea. 

Compartir su idea con otras empresas le permitió darle vida a su emprendimiento y establecer relaciones comerciales fructíferas, nada mal.

 

4. Muhammad Yunus – Saber identificar y aprovechar una oportunidad

Muhammad Yunus

Fuente: Grupo BCC

 

En una ocasión durante el año 1976, Muhammad Yunus estuvo de visita en un barrio pobre de la ciudad de Jobra, en la India. Allí se percató de que algunas iniciativas comerciales funcionaban precariamente con muy pocos recursos. Como los grandes bancos no se arriesgaban a otorgarles créditos, no podían crecer, y Yanus vio allí una gran oportunidad. Así que sacó dinero de su bolsillo y les hizo pequeños préstamos con una tasa de interés muy baja. Así nació su empresa, el Grameen Bank. 

Tomó ese riesgo ya que confiaba en el espíritu de autosuperación de la gente. Hoy en día se le atribuye la invención del “microcrédito”. Y su idea, con la que incentivó el desarrollo de las personas, le valió el Premio Nobel de la Paz en 2006.

 

5. Jeff Bezos – La difícil decisión de renunciar al trabajo y seguir por cuenta propia

Jeff Bezos

Fuente: The Hollywood Reporter

En 1992, Jeff Bezos les contó a sus compañeros de trabajo su idea de crear un sitio web para vender libros en línea. Su jefe lo desalentó diciéndole que era una buena idea, pero para alguien que no tuviera un buen empleo ya. Dejar el trabajo y apostar por un emprendimiento es una decisión muy delicada. Puede poner en riesgo la estabilidad de una persona e, incluso, de su hogar. Por lo tanto, requiere una buena preparación y la certeza de que funcionará.

Bezos sabía que el comercio electrónico era el futuro de los negocios. Por ello, se preparó durante dos años antes de renunciar y fundar su empresa Amazon. No sabemos qué hubiera sido de él si no hubiese dejado su trabajo, pero sí sabemos que su idea lo convirtió en el hombre más rico del mundo actualmente.

Para más contenido sobre negocios, mercadeo y publicidad, síguenos en redes sociales y continúa leyendo nuestra revista en línea: 786magazine.com

5 historias de emprendimiento que te quitarán las excusas para no iniciar tus proyectos

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

 

Tags: , , , , , , ,