lunes, septiembre 23, 2019
Banner Top

Este domingo finalizó la Copa América 2019 con un emocionante partido donde se coronó campeona la selección anfitriona, Brasil. Fue un cierre vibrante para un torneo que nos hizo disfrutar muchos momentos inolvidables en lo deportivo. Pero, si hablamos de negocios, publicidad y mercadeo, también nos otorgó varios ejemplos de buenas prácticas y lecciones aprendidas fuera de la cancha. Veamos por qué vale la pena mencionarlos y destacarlos.

Buenas prácticas en la Copa América 2019

 

1. Organización y promoción del torneo. 

Un evento de esta envergadura puede llegar a ser un gran negocio; pero una mala gestión del comité organizador podría arruinarlo. Afortunadamente, durante esta Copa América 2019 eso no sucedió y el torneo fue un éxito comercial.

  • Asistencia a los estadios: aunque al principio hubo algo de preocupación por la baja concurrencia en algunos partidos, la presencia del público fue aumentando a medida que el torneo avanzó. Se logró un promedio de más de 32 mil personas por juego, más de 800 mil en total. Eso le dio, no solamente un mayor colorido y mejor ambiente a las tribunas, sino mayores ganancias a los organizadores. Se superaron las cifras de la Copa América Chile 2015, que tuvo un promedio de 25.200 espectadores por partido. 
  • Promoción a través de figuras famosas: el esfuerzo publicitario fue conciso y acertado. Se promocionó el evento con anticipación a través de embajadores deportivos y durante la competencia con presentaciones especiales de artistas famosos. Durante la ceremonia inaugural, Leo Santana y Karol G interpretaron la canción oficial del torneo, cuyo video tuvo más de 6,6 millones de visitas en YouTube. 
  • Turismo: durante las tres semanas que duró la competición, Brasil recibió miles de turistas de distintas partes del mundo. Contar con selecciones invitadas de otros continentes tuvo un claro impacto en esta área, en la que destacan historias como la de los cientos de aficionados cataríes que hicieron viajes de más de 22 horas para poder ir a ver a su selección. 
  • Presencia digital: el evento también tuvo una buena difusión en medios digitales. Su página web se mantuvo actualizada permanentemente con novedades e información relevante sobre la organización y los juegos. Las cuentas de redes sociales oficiales también fueron útiles para seguir el torneo e interactuar entre los aficionados. Solamente la cuenta de Twitter (@CopaAmerica) alcanzó más de 335 mil seguidores. Finalmente, se creó una aplicación móvil que le permitió a los aficionados mantenerse al día con datos en tiempo real de todos los partidos.

2. Uso de emociones en la publicidad.

En el fútbol manda la pasión. Sin el fanatismo que despierta en las personas, este deporte no podría ser la industria multimillonaria que es actualmente. Los publicistas supieron hacer uso de este factor para idear sus campañas en esta Copa América 2019. Y lo mejor de todo es que no lo hicieron de forma simplista. La mayoría de sus piezas publicitarias lograron capturar inteligentemente las emociones que provoca el fútbol en los aficionados y vincularlas a sus productos y servicios. 

Para ver algunos ejemplos excepcionales del uso de las emociones en la publicidad de este torneo, te invitamos a visitar nuestro artículo: “Marketing emocional en la Copa América Brasil 2019”.

Aquí te dejamos uno de ellos:

 

YPF (Argentina): nunca dejaste de creer.

 

Fuente: YPF (Youtube)

 

3. El fútbol como negocio rentable.

Más allá de algunas polémicas generadas por decisiones arbitrales o comentarios aislados, no hubo incidentes lamentables. Todavía, están en la memoria los tristes sucesos ocurridos durante la última final de la Copa Libertadores de América en Argentina. En esa ocasión, el partido de vuelta tuvo que suspenderse y jugarse en otro país debido a disturbios provocados por los aficionados fuera del estadio. En esta Copa América 2019, triunfó el espectáculo.

El despliegue de seguridad en los estadios logró mantener bien canalizada la pasión de los fanáticos. El comité organizador estableció reglas estrictas para los asistentes al estadio, por lo que se logró mantener el torneo libre de incidentes violentos. Esto mejora el espectáculo y, obviamente, es bueno para el negocio. A eso le debemos sumar el respeto a los horarios de los juegos, los premios entregados a las selecciones participantes, las buenas piezas publicitarias y el alcance de las transmisiones televisivas. Es fácil concluir que este es el tipo de negocios que conviene hacer, en los que todos se llevan una parte del pastel.

Lecciones aprendidas en esta Copa América 2019

 

1. La transparencia evita daños en la imagen.

No hay nada más perjudicial para un partido de fútbol que la injusticia. Es importante que haya igualdad de condiciones para que ningún factor externo influya en el resultado. Pero, lamentablemente, durante este evento hubo muchas quejas de los jugadores sobre este tema. El blanco principal fue el criterio empleado para consultar el VAR. Algunos jugadores y selecciones se quejaron públicamente de haber sido perjudicadas por esta herramienta. 

Para próximos torneos, eso no debe volver a suceder. Debe predominar la transparencia para que el protagonista siempre sea el deporte. Que sean los jugadores quienes decidan los partidos y no el arbitraje. De hecho, hay mucho que aprender de la asistencia por video para los árbitros, como veremos a continuación.

2. Nuevos espacios publicitarios.

El fútbol es el deporte más popular del mundo. Por eso, es el que tiene más presencia en los medios de comunicación y el que genera mayores ingresos por publicidad. Ya es normal ver transmisiones televisivas acompañadas de promociones de productos que auspician un tiro de esquina o un saque de banda. Esos momentos puntuales del juego se han convertido en espacios publicitarios que las cadenas de televisión pueden vender al mejor postor.

Otra lección que podemos aprender es que estaríamos ante el nacimiento de un nuevo espacio publicitario. Se trata de las largas pausas del juego que ocurren cada vez que los árbitros deciden consultar el VAR. El arbitraje asistido por video tuvo su primera participación en este torneo, pero ya se ha utilizado en otros con anterioridad. Este mismo potencial para publicidad ya se había estudiado en la pasada Copa del Mundo Rusia 2018, pero allí la incidencia del videoarbitraje fue mucho menor.

Así que, no nos extrañemos si comenzamos a ver intervenciones del VAR por cortesía de una marca u otra de ahora en adelante.

3. Las redes sociales no perdonan.

Ya hace un buen tiempo que las redes sociales se han convertido en un factor a tomar en cuenta en cualquier acontecimiento público. Por supuesto, esta edición no fue la excepción. ¿Qué podemos aprender? Que las personas allí no perdonan, no suelen tener filtro y muestran la verdad tal como la ven. 

Algunos jugadores y miembros del cuerpo técnico parecen no haberlo entendido todavía. Trataron de ser demasiado “políticamente correctos”, de disimular situaciones incómodas o de, directamente, tergiversar lo ocurrido dentro del campo. El público se los hizo pagar caro desenmascarándolos en las redes. La mayoría de las veces, los comentarios mueren con el partido y no trascienden. Pero, en otras ocasiones, sí pueden estropear la reputación de la persona. 

Y no solamente fueron los jugadores, sino también los árbitros. De hecho, ese mismo VAR que ofrece un potencial publicitario enorme, fue una de las víctimas favoritas durante el torneo. Por eso, cerramos con algunos de los memes más graciosos provocados por el videoarbitraje:

 

 

Si te gustó este artículo y estás interesado en más contenido sobre mercadeo, negocios y actualidad, sigue leyendo nuestra revista web: 786magazine.com

Buenas prácticas y lecciones aprendidas en la Copa América

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

 

 

Tags: , , , , , , , ,