sábado, julio 11, 2020
Banner Top

La pandemia del coronavirus, que actualmente se ha llevado consigo miles de víctimas, nos ha dado una serie de lecciones que podemos aprender para anticiparnos a próximas crisis. Entre ellas destacan: la revalorización de los profesionales de salud, la coordinación social y la recuperación de la naturaleza.

Valorización del personal de salud

Desde los inicios del virus el personal de salud ha dado lo mejor de ellos para atender y auxiliar a los más afectados por esta patología. Les hemos agradecido a través de aplausos. Toca ver si, después, ese reconocimiento será convertido en un mayor presupuesto para las diversas áreas de salud y una remuneración adecuada para el personal.

Coordinación mundial

Las primeras voces de alarma no fueron escuchadas por la mayoría de los ciudadanos de diversos países, ya que siguieron con sus vidas a pesar de las alertas dadas por la Organización Mundial de la Salud y sus gobiernos. Estos sitios donde hicieron caso omiso a las precauciones hoy sufren las consecuencias: cientos de contagiados, sistema hospitalario colapsado, etc.

Los países no estaban preparados para una pandemia y las alertas se dieron muy tarde, cuando el virus había pisado casi toda Europa, Norteamérica y estaba en camino a Sudamérica. Culparon a China y a la OMS por avisar tarde. Todos los países deben ponerse de acuerdo y reaccionar en conjunto para evitar catástrofes futuras.

Recuperación del ecosistema

Entre las lecciones que podemos aprender tras el coronavirus, se encuentra la recuperación del ecosistema. La falta de actividad humana provocó que los niveles de contaminación bajaran sustancialmente en todos sus ámbitos, es decir, cielos despejados, aire limpio, mares y lagos sin basura, animales regresando a sus antiguos hábitats. Esto es un llamado de atención y concientización que nos hace ver como hemos ido poco a poco destruyendo nuestro hogar con la tala de árboles, pesticidas, fábricas, basura… y que la única posibilidad de mejorar nuestro futuro es cuidando al planeta Tierra.

Menos consumismo

Esta pandemia nos ha enseñado que podemos vivir con el mismo celular, ropa, zapatos, sin la necesidad de caer en el consumismo. La crisis económica que seguramente dejará el virus también resaltará el desperdicio de gasolina o dinero. Capaz aprendamos a echar un aventón a un vecino o compañero de trabajo, compartiendo gastos y evitando que use también su vehículo. De esta forma, se ahorrará energía y habrá menos contaminación ambiental.

Oportunidades de reencuentro

El coronavirus provocó que los gobiernos impusieran medidas para prevenir el contagio, como, por ejemplo, la cuarentena, por lo que muchas personas han tenido que pasar meses en sus casas. Esta crisis es un recordatorio del valor de tener amigos, compartir momentos con otros, conversar cara a cara, ser afectuosos, etc. Esto no debería ser olvidado tras el coronavirus.

El uso de la tecnología

Hubo países que controlaron el estado de salud de los pacientes mediante aplicaciones o atención médica personalizada a través de canales de comunicación audiovisuales, mientras que en otros no sucedió así, en muchos casos los enfermos morían en las calles.

Unas de las lecciones que podemos aprender es que las tecnologías y conectividad deben llegar a todos los rincones del mundo porque ellas no solo pueden salvar vidas, sino que nos permiten continuar con nuestras tareas cotidianas, como estudiar (clases virtuales) o trabajar (home office).

Sin duda alguna, el coronavirus nos seguirá dando muchas más lecciones o por lo menos hasta que se cree una vacuna. Solo esperemos que realmente hayamos aprendido para no cometer los mismos errores en el futuro.

¿Qué temas te gustan? ¿Tecnología, actualidad, emprendimiento, negocios? Pues adivina qué, 786Magazine tiene todo eso y más. Suscríbete a nuestro canal de Telegram y síguenos en redes sociales:

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

 

Tags: , , ,

Síguenos

Instagram

Facebook