martes, octubre 22, 2019
Banner Top

Las redes sociales han cambiado la forma de ver y sentir el mundo de una forma que nadie habría podido imaginar. De igual manera, diversas consecuencias han surgido por el abuso de este tipo de comunicación: una de estas es el FOMO o Fear of Missing Out (miedo a perdértelo).

¿De qué va este problema? ¿Cómo podemos evitarlo? ¿Y cómo se puede tratar? En esta ocasión, vamos a contarte todo al respecto referente a este fenómeno.

Fear of Missing Out

Los humanos somos unos seres sociales que necesitan información constante acerca de todo lo que sucede en nuestro entorno. Las redes sociales nos han permitido tener acceso a estos datos a nivel global en sólo instantes, por lo que mantenerse actualizado con las noticias del mundo es una idea seductora para muchas personas; seductora y peligrosa si lo pensamos bien.

El ser humano es un animal propenso a convertirse en adicto a diferentes sustancias y sensaciones que inhiben el buen desempeño en diversas actividades. La información puede volverse adictiva para muchas personas, es en este momento en donde volvemos al tópico de este artículo: el miedo a perderse algo o FOMO, por sus siglas en inglés.

¿Nunca te has sentido que te pierdes de algo en el mundo? Los psicólogos han llegado a la acuñación del término FOMO para catalogar este fenómeno de una forma más precisa. ¿En qué consiste realmente? Es una sensación de ansiedad que hace que la persona revise compulsivamente las redes sociales para mantenerse al tanto de lo que ocurre en el mundo por miedo a perderse de algo importante. La persona puede sentir que las redes sociales toman el control de su cuerpo y que, poco a poco, va perdiendo el autocontrol que tiene sobre ellas. Igualmente, su desempeño en la sociedad se ve afectado por esta conducta, perdiendo fechas de entrega, afectando sus relaciones personales e incluso volviéndose paranoica (en algunos casos).

¿Cómo se puede tratar?

Como toda adicción, trabajar este fenómeno es un poco complicado, pero se puede lograr de forma muy sencilla: simplemente hay que apagar o esconder el teléfono para forzar al usuario a controlar esos impulsos y conectarse con lo que le rodea. La idea es aumentar su fuerza de voluntad para manejarlo y evitar que utilice las redes sociales de forma compulsiva; así, aumentará su productividad y eficacia con sus obligaciones y relaciones personales.

Las personas más jóvenes tienden a ser más propensas a sufrir de FOMO, mientras que las de mayor edad tienen pocas probabilidades. Sin embargo, esto no implica que no suceda: se han dado varios casos en donde las personas mayores de 40 y 50 años se encuentran afectadas.

Si quieres evitar este curioso fenómeno, procura no abusar de las redes sociales y así mantener el control de tu vida. No dejes que la necesidad de conocer todo en el mundo te afecte: a veces es bueno desconectarse un rato y disfrutar de las cosas pequeñas del día a día.

evita el FOMO

¡No caigas en esto! Es el inicio de la procrastinación.

__________________________________________________________________

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

Tags: , , , ,