sábado, julio 11, 2020
Banner Top

El síndrome de burnout, también conocido como síndrome del profesional quemado o desgaste profesional, es una enfermedad generada por el agotamiento físico, emocional y mental que a la larga conllevan a problemas de autoestima. Las personas afectadas son incapaces de continuar con sus tareas laborales e incluso pierden el interés. Esta enfermedad se presenta en aquellas personas cuya profesión amerita contacto con y atención a clientes o usuarios, como, por ejemplo: médicos, profesores, asistentes sociales, vendedores, etc.

¿Cuál es su origen? 

El síndrome de desgaste profesional fue descrito por primera vez en 1969, tras evaluar el estado que presentaban algunos oficiales de policía de aquella época. Pero no fue hasta 1989 que las psicólogas C. Maslach y S. Jackson le dieron la definición concreta: un estado de cansancio emocional y despersonalización provocado por el estrés de un clima laboral dañino. 

¿Cuáles son sus síntomas?

Las personas que padecen este síndrome presentan los siguientes síntomas:

  • Falta de energía y cansancio al iniciar la jornada laboral. 
  • Desilusión y sensación de fracaso al no conseguir los resultados esperados a pesar de los esfuerzos hechos.
  • Estados de ánimo negativos, como, por ejemplo, irritabilidad, impaciencia, ansiedad e indiferencia, los cuales crean un ambiente dañino para las personas que lo rodean.
  • Falta de concentración en las labores diarias.
  • Dolores físicos, como fatiga visual, dolores de cabeza, musculares, pérdida de peso, dificultad para conciliar el sueño, afecciones de la piel, etc.
  • Desinterés provocado por la disminución de la autoestima. Como consecuencia, la persona afectada pierde la motivación para seguir involucrándose con sus pacientes, clientes o usuarios. 

Causas del síndrome de burnout

Ya aclarados los síntomas de este trastorno, toca mencionar cuales son los aspectos que lo producen. Estos son:

  • Sobrecarga emocional, sobre todo en aquellos profesionales que están envueltos en situaciones de suma tristeza. Por ejemplo, médicos que se involucran mental y sentimentalmente en casos de pacientes que sufren enfermedades graves. Este clima les genera sentimientos de angustia, desesperanza y sufrimiento.
  • Jornadas laborales largas en un clima laboral negativo. 
  • Exceso de trabajo físico debido a la falta de recursos para llevar a cabo una tarea, falta de personal y ambientes laborales que generan presión alta y estrés.
  • Trabajos que implican un gran nivel de exigencia y gasto de energía. Esto genera niveles altos de fatiga y agotamiento físico. 
  • Cuando un empleo no se ajusta a las exigencias de la persona. Esto genera a la larga un aumento del nivel de estrés.
  • Cuando el afectado se siente aislado en su empleo y vida personal.

El síndrome burnout puede provocar daños serios a la salud de una persona, como, por ejemplo, depresión, ansiedad, insomnio, diabetes, infartos, deterioro cardiovascular, migrañas, etc. Para evitar esto es recomendable: crear un ambiente sano entre los compañeros de trabajo, separar el ámbito laboral de la vida personal saliendo con amigos, haciendo ejercicio, pasando más tiempo con la familia, etc. y, por último, respetar los tiempos de descanso y almuerzo durante la jornada laboral, y establecer límites cuando haya un exceso de tareas o un corto periodo de tiempo para realizarlas.

En 786 Magazine podrás encontrar tus temas favoritos, solo elige la sección de tu preferencia y disfruta. Suscribete a nuestro canal de Telegram y síguenos en redes sociales:

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing

Síndrome de Burnout: lo que debes saber

Tags: , , ,

Síguenos

Instagram

Facebook